Es increíble ver cómo pasa el tiempo; hace 12 meses fue mi último año como Director General de Microsoft en México. El tiempo en dicha compañía fue una enriquecedora travesía de más de 22 años.

Hoy me encuentro gozando, comprometido y con confianza plena en lo que hago; ¡me entusiasma mi futuro! Frecuentemente escuchamos que el aprendizaje viene cuando nos salimos de la vida confortable; vaya que esto ha sido verdad para mí. Sin duda, he salido de mi área de confort. Han sido 12 meses de aprendizaje intenso; hace más de ocho años que no acumulaba tanto aprendizaje en un periodo de 12 meses.

Recientemente leí que la clave para la felicidad es el progreso. Me siento my feliz en este momento con los avances que he tenido y honro los retos que se me han presentado. Estos 12 meses han sido un torbellino de experiencias: fallecieron dos amigas muy especiales; estuve internado en el hospital con un tema de salud bastante grave; he pasado, junto con mi familia, por retos importantes, y además, estoy en mi proceso de reinvención, aventurándome a hacer lo que más me gusta: “Inspirar a los demás para que vivan la mejor versión de sí mismos”. Agradezco por todos los aprendizajes que he tenido y por las oportunidades que se me presentan.

Al salir de Microsoft diseñé un plan de estudio que he seguido con mucho entusiasmo y compromiso. ¡Probablemente es mi año récord en lectura de libros! He estado trabajando con excelentes coaches y mentores, aprendiendo de varias academias —12 para ser específico— y he obtenido nuevas certificaciones, como conferencista y como coach de alto rendimiento. Estoy estudiando en la Universidad de Tony Robbins y dicto conferencias que han recibido retroalimentación altamente positiva, en las que he impactado a más de 2 mil 500 personas, además de las más de 700 que han tomado mi taller de #Darlamejorversióndemi. Tengo clientes maravillosos a quienes brindo Coaching de alto rendimiento y me encuentro perfeccionando mis conocimientos sobre el mundo digital para lanzar mis entrenamientos en línea. Tengo la certeza de que los resultados que obtengo y obtendré son y serán proporcionales al nivel de acción que tome en mi vida. Existe mucho camino por recorrer, mucho por aprender, y también mucho por llevar a la acción.

Con base en mis reflexiones de este periodo de 12 meses, mis recientes aprendizajes y en un proceso de meditación, me vino a la mente la pregunta ¿qué haría yo de manera diferente si regresara mañana a la vida corporativa? Interesante reflexión, ya que muchos de mis actuales clientes forman parte de esa vida, y algunos emprendedores me hacen frecuentes preguntas sobre mi experiencia.

Mis respuestas a esta pregunta están aquí. Estas son las 5 cosas que haría de manera diferente si regresara a la vida corporativa.

  1. Atención a mis clientes. Centrarte en la atención a tus clientes es algo que se dice fácilmente. Sin embargo, a pesar de que en el pasado yo tenía el enfoque en ellos y en los socios de negocio, en algún punto las cosas podrían haber tenido un mejor balance, pues me ganaba el entusiasmo y la pasión por los productos de la empresa. Esto último es correcto, pero el orden es a la inversa: pasión por las necesidades de los cliente y socios, y luego por tus productos. Pregúntate ¿qué es lo que realmente necesitan tus clientes? Centrarte en construir propuestas de valor que sean irresistibles para que cumplas o logres exceder las necesidades de tus clientes. Si regresara a la vida corporativa, en mis reuniones diarias de trabajo, reinaría la pregunta ¿qué es lo que realmente quieren nuestros socios y clientes? Esta es la estrella que te guiará a las decisiones más importantes en tu negocio. Cumple con las expectativas de tus clientes y, si puedes, excédelas.

Plantea también estas preguntas:

  • ¿Cuándo fue la última vez que hiciste una investigación de mercado?, ¿un ejercicio de escucha verdadera con tus clientes?
  • ¿Qué acciones tomaste que mejoren tu oferta o propuestas actuales con base en el estudio o retroalimentación que te dieron?
  • ¿Cada cuándo te reúnes para escuchar a los empleados que están constantemente en contacto con tus clientes? Me refiero a tus vendedores, a las personas de atención en los centros de llamadas. ¿Qué te dicen? ¿Qué retroalimentación te están dando? ¿Qué puedes hacer diferente? ¿Con qué frecuencia los escuchas?
  • ¿Quiénes tienen los roles destacados o son modelos a seguir en tu organización, que están haciendo un extraordinario trabajo con tus clientes? ¿Cómo los puedes ayudar más? ¿Cómo otros pueden aprender de ellos?
  • ¿Cuando hay conversaciones internas, retadoras, sobre tus productos y ofertas, qué preguntas te haces? ¿Te preguntas qué es lo que realmente quieren tus clientes?
  • ¿Qué entrenamientos, capacitación estás dando a tus empleados para que puedan servir mejor? ¿Con qué frecuencia se da este entrenamiento?

Existen muchos factores que nos podemos cuestionar para llevar a cabo acciones diferentes y mejorar la experiencia de los clientes; el secreto es sencillo: atención verdadera hacia ellos. La complejidad es el enemigo número uno de la ejecución en las organizaciones. Sé que hay organizaciones y personas con mucha experiencia que saben perfectamente de lo que hablo. Te invito a enriquecer este blog con tus perspectivas; comparte tus ideas de lo que hacen en tu organización y ejemplos de lo que haces por tus clientes. ¿Cuál es tu mejor práctica? Compártela.

  1. Atención a mi energía y, por ende, a mi resultado productivo.Considero que el mayor reto para las personas en su día a día es su nivel de energía: su estamina física y mental para enfrentar los retos de la vida personal y profesional. Es decir, cómo generar nuestra propia energía para mantenernos en óptimos niveles de rendimiento y, además, tener la claridad apropiada para enfocarte en lo más importante y no en lo urgente.

Las personas que tienen alto rendimiento se enfocan en lo que aporta a su misión, a sus sueños, a sus metas y, además, tienen una gran habilidad en saber decir que NO. Este tema, así como el de la productividad y la energía son temas a conversar con mayor profundidad en mis talleres y sesiones de coaching.

Como presidente de una multinacional, me consideraba una persona disciplinada y muy estricta en mis hábitos y rutinas de salud; era necesario mantenerme en forma para enfrentar los retos de la vida corporativa. Sin embargo, ahora he dado un paso más allá; he aprendido que sí existen nuevos hábitos, rutinas y métodos, y los he incorporado a mi vida. Si hubiera tenido estas herramientas antes, todas ellas me hubieran ayudado y llevado a un siguiente nivel para el manejo del estrés y la ansiedad, así como para crear mi propia energía física y mental, y entender que existe una diferencia importante entre productividad y resultado productivo. Así que estos son mis consejos si estás en la vida corporativa. Son mis conclusiones si yo regresara a ese lugar en donde estás tú.

  • Enfócate en lo importante y no lo urgente; se trata del arte de centrarte en lo que puedes influenciar y controlar. Las personas con perfil de alto rendimiento invierten entre el 50 y 70% de su tiempo en los temas importantes. Aunque sabemos que es inevitable atender temas de urgencia o imprevistos, el arte reside en que tu estés a cargo de tu tiempo, en lo personal y profesional. Aquí meniciono algunos de los hábitos que he adoptado y que enseño en mi proceso de Coaching de alto rendimiento:
  • Toma agua en las mañanas, al despertar, un vaso pequeño, como mínimo.
  • Agradece en cuanto tus pies tocan tierra. Da gracias por cualquier bendición que tengas en tu vida, pequeña o grande. Agradece por tu día, por la vida, por tu familia, por lo que vas a vivir.
  • Estira tu cuerpo; actívalo cinco minutos. Actívate.
  • Ejercítate al menos diez minutos diariamente. Si puedes más tiempo, sería ideal. Hay rutinas de entre diez y 20 minutos que pueden ser de gran beneficio. El tiempo no debe ser un pretexto. Combina rutinas a la semana (al menos dos de cardio, dos de alta intensidad, sal a caminar).
  • Planea tu día: ¡aquí está la clave! ¿Qué preguntas te haces por la mañana? ¿Qué es lo que tienes que lograr hoy con base en tus proyectos y objetivos más importantes en lo personal y profesional? ¿Cuáles son las cosas que debes lograr hoy pase lo que pase? Hasta este momento no has abierto tu inbox, ni tus redes sociales, ni tu WhatsApp.
  • Mantén reuniones de 45 a 50 minutos, máximo 70 minutos (no recomendable). Toma descansos de cuatro a diez minutos cada 50 a 70 minutos. Toma agua y haz ejercicios de respiración para oxigenarte y elevar tu energía. Cuando lo haces consistentemente bien, tus siguientes 50 minutos son mágicos; serás más productivo. Inténtalo diez días consecutivos y verás la diferencia. Pon la alarma de tu celular cada 50 minutos y haz una pausa.
  • Deja los problemas fuera de casa. #Dalamejorversióndeti con tu familia, con tu pareja.
  • Duerme de siete a ocho horas al día.

Estas son sólo algunas sencillas y poderosas ideas. Próximamente podrás tener acceso a webcasts para hablar al respecto con detalle. Te invito a que te unas a ellos, así como también a que conozcas mi programa de Coaching de alto rendimiento. Comparte aquí qué te funciona para tener más energía y ser más productivo.

  1. El poder de tu círculo de proximidad y de los pensamientos positivos.

¿Quiénes son las personas que están cerca de ti? ¿De quiénes estás aprendiendo? La influencia y la persuasión son un arte; considero que es maravilloso desarrollar estas habilidades. Con buenas y positivas relaciones será más fácil que puedas lograr tus metas, sueños y objetivos, personales y profesionales. Se trata de exagerar en crear este círculo de proximidad de personas que te van a llevar a un siguiente gran nivel. Aprender del éxito de otros, crecer, vencer retos y centrarte en aprender de las experiencias de esta proximidad, es algo invaluable. De igual forma, tú también puedes aportar para que el otro aprenda y crezca.

Es fundamental educar a nuestra mente para mantener consistentemente pensamientos positivos. No quiere decir que seas sobreoptimista y te alejes de cualquier realidad objetiva; lo que quiero decir es que ninguna buena idea en el mundo viene de pensamientos negativos. Observa qué tipo de pensamientos tienes, así como qué libros y revistas lees, y cómo manejas la información en las redes sociales. Mantén sana tu mente con materiales sanos que la alimenten.

En este momento formamos parte de las cinco personas con respecto del 100% que pasamos nuestro tiempo, conversando, interactuando, leyendo, aprendiendo.

  • ¿Quiénes conforman tu circulo de proximidad?
  • ¿Qué puedes aprender de ellos?
  • ¿Qué pueden aprender de ti?
  • Expresa tus sueños, tus metas, tus emociones, fluye y aprende.
  • Toma acción masiva por tu vida personal y profesional.

Hay personas que hacen esto espectacularmente bien. Compárteme tus ideas y lo que funciona para ti. El poder de la influencia en los demás es uno de los temas más importantes que tratamos en nuestros talleres de #Darlamejorversióndeti.

  1. Ayudar a los demás. No se trata solo de mí o de mi empresa; se trata de nosotros, de nuestra sociedad. Una de mis fortalezas siempre ha sido el enfocarme en la responsabilidad social. Sin embargo, si regresara a la vida corporativa lo haría mejor. Pienso que mi aportación, aunque fue importante no fue suficiente. Ahora, con más detenimiento, he comenzado a ver las necesidades que hay en nuestra sociedad. Mi conclusión es que siempre se puede dar más, siempre se puede sumar a más personas a colaborar, a pensar, a aportar, a influir, a accionar, para que se permitan dar más de ellos a los demás; hay tanto por hacer. Con gran orgullo construí en Microsoft, con un equipo maravilloso, una iniciativa que llamamos www.elevemosmexico.org, que ha trascendido. Actualmente soy vicepresidente de la fundación de Ojos que sienten, www.ojosquesienten.org , colaborando con la fundadora Gina Badenoch y con Maru Gómez, nuestra Directora General. También funjo como tesorero de la US Mexico Foundation, www.usmexicofound.org de la mano de Rebeca Vargas, Directora General, y Raúl Rodríguez, Presidente. Hoy ayudo en la medida de mis posibilidades, de mi experiencia y de mi perspectiva, a quienes no tienen a su alcance los medios económicos para tomar mis programas. Estoy asociándome con un gran amigo, Rubén Illoldi, para ofrecer servicios de asesoría, consultoría, habilidades del futuro para que más jóvenes, empresarios, nos sumemos a pensar más por nuestra sociedad. A pesar de lo que hago, sé que no es suficiente. La suma de todo lo que hagamos en lo individual, es lo que realmente hará la diferencia. Juntos podemos hacer grandes cambios.
  • ¿Qué estás haciendo tú por los demás?
  • ¿Cuál es la estrategia de responsabilidad social de tu empresa?
  • ¿Estás involucrado en algún programa de impacto social?
  • ¿Participas en algún comité de responsabilidad social de tu empresa o en el consejo de alguna fundación, o eres voluntario?
  • Todos podemos aportar dinero, tiempo y, sobre todo, ideas. Nuestro mundo está siendo cuestionado, es la era del SER y DAR. ¿Qué puedes hacer hoy por los demás?
  • ¿Cuál es tu causa?

He conocido gente maravillosa que está haciendo cosas impresionantes por la sociedad, lo tienen en su ADN; es parte integral de las iniciativas de sus empresas. Compárteme tus ideas. ¿Qué estás haciendo? ¿Qué te motiva? ¿Cuál es tu sueño? Requerimos Líderes de la nueva era. ¿Qué ideas tienes?

  1. El único fracaso es no aprender. La vida corporativa se centra enormemente en las metas y objetivos, y a veces, la dinámica puede transformarse en una pequeña prisión, donde encontrar tiempo personal es casi imposible. Sin embargo, no lo es; nos podemos enfocar en encontrar ese tiempo, para aprender, crecer y progresar. Encontrar ese tiempo es una fortaleza para mí, y este año he experimentado nuevas rutinas y hábitos de aprendizaje diario, pues el aprendizaje jamás concluye. Lo que se requiere es disciplina, compromiso y acción.

Las personas que tienen un alto rendimiento leen al menos 30 minutos diarios. Si tienes el hábito, excelente. Si no, comienza ahora. Busca temas que te enriquezcan, que te entretengan, en los que tus horizontes crezcan y se expandan.

  • Busca el cobijo de un coach o mentor. Aprender de otras personas y tener perspectivas externas puede salvarte o ser el inicio de cambios importantes en tu vida.
  • Reserva un espacio una vez a la semana llamado “frenar para acelerar”. Tómate una o dos horas (ideal) para reflexionar acerca de tu semana, de tus proyectos, de lo que está pasando en tu vida personal, de en dónde debes enfocarte mejor en tu vida profesional, de lo que te dicen los demás y su retroalimentación.
  • Aprovecha el camino a casa escuchando libros audibles o podcasts que te enriquezcan. Nutre consistentemente tu mente con buenas ideas.
  • Resalta siempre lo positivo al comienzo de tus sesiones con empleados y equipo de trabajo. Después habla de qué quisieras que fuera diferente. Desarrolla el habito de la escucha activa.
  • Una vez al año o dos (ideal) busca entrenamientos fuera de tu oficina, procesos de inmersión donde puedas especializarte en algún tema de interés para ti. Si la compañía no solventa esto, ahorra y págate al menos un curso o un seminario al año. Invierte en tu vida, en tu futuro. Dedica a recursos y tiempo.

La vida moderna corre a ritmos acelerados. El pretexto número uno que escucho en mis clases o procesos de coaching es “no tengo tiempo”. Esta es la creencia número uno por la que no tenemos hábitos de aprendizaje frecuentes. Tú mandas en tu vida, tú tienes el control, tú decides en que te enfocas. Por medio de este blog, he conocido a personas con hábitos de aprendizaje impresionantes, que me han dejado con el ojo cuadrado. Comparte tus ideas, tus hábitos. ¿Qué funciona para ti? En mis talleres y procesos de coaching enfatizo mucho en el aprendizaje continuo. Esta es una habilidad de los Líderes de la nueva era.

Comparto estas reflexiones con el objetivo de que sean una invitación clara para que tomes acciones concretas, para mejorar o reforzar tus hábitos y rutinas diarias.

Estos cinco puntos son mis conclusiones de qué podría hacer mejor si regresar a la vida corporativa. Sin duda alguna son valiosas y sé que podrán hacer un cambio profundo en tu vida. Te comparto mis hallazgos con el deseo de que encuentres respuestas a tus preguntas y puedas crecer para que nuestro país también crezca y se fortalezca.

Sigamos creciendo y enriqueciéndonos juntos para tener un mejor futuro.

Nuestro éxito será proporcional al nivel de acciones que tomemos en nuestra vida.

#Dalamejorversióndeti en todo lo que haces.

Un fuerte abrazo,

Beto