Nuestra vida está llena de constantes retos. Las emociones que experimentamos cada día pueden ganar terreno sobre nuestra voluntad, de forma que, en ocasiones, nos dejamos arrastrar por algún sentimiento negativo como la ansiedad, la culpa, el enojo, la tristeza o el resentimiento, cuando en el fondo lo que deseamos es vivir felices, llenos de lo positivo. Cuando me detengo a reflexionar sobre ello, me apasiona pensar cómo vivir con un sentimiento consistente de compromiso, confianza y gozo, fruto de saber que estamos dando lo mejor de nosotros en todas las áres de nuestra vida, tanto en la familia, como a nivel personal, profesional y espiritual.

Brindar lo mejor de ti.

Los que me conocen saben que mi lema es #Darlamejorversiondeti. De sólo pensarlo me lleno de inspiración y de fuerza para avanzar hacia adelante. Dar lo mejor de ti parece sencillo, pero en ocasiones es todo un reto. Al igual que tú, conozco momentos en que es necesario luchar contra la falta de energía mental y física; también conozco momentos de frustración, enojo o tristeza, por mencionar algunos. Sin embargo, gracias al deseo de alcanzar mis metas, he integrado a mi vida rutinas, hábitos y métodos que me han permitido tener herramientas para salir de ese estado, levantar mi energía, tener la mentalida adecuada y reenfocarme rápidamente. Esto me permite pasar a la acción, y que mis convicciones se hagan más certeras cada día, aferrarme a mi fe y mostrar mi optimismo.

Lo que hoy sé y la forma en la que lo he integrado a mi vida, la ha transformado por completo. Hoy tengo un nivel diferente al pasado; hoy vibro en compromiso, experimento gran confianza y disfruto todo lo que existe a mi alrededor. Los retos en mi vida siguen presentes, pero la manera de responder a ellos es diferente; el cambio soy yo. Hoy abrazo mis retos, asumo el liderazgo y tomo control de mi vida. Yo elijo cómo me quiero sentir. He procesado numerosas creencias limitantes y las he transformado en creencias que me empoderan, que me llevan a un mejor futuro.

Aprender para crecer y progresar.

Una de mis metas fundamentales es aprender; disfruto leer, asistir a seminarios, escuchar podcasts, ponerme a escribir, a reflexionar, a analizar los éxitos y los fracasos. Mi pasión por aprender se complementa con mi pasión por compartir mi perspectiva de lo aprendido, y de esta manera, poder inspirar a las personas para que puedan crecer, progresar en sus vidas y alcanzar sus metas y sueños. Me encanta hacer que los ojos de otras personas brillen, tocar su alma, activar su voluntad, iluminar su entendimiento, detonar una chispa que los motive a emprender nuevos pasos o, bien, a continuar y acelerar las metas que ya se han planteado. Me gusta que las personas tomen acción y lleven el control de su vida, no al revés: la vida en control de ellos.

 ¿Qué es el coaching?

Es precisamente por ello, que disfruto enormemente las sesiones de coaching que ofrezco; ¡me encanta lo que hago! El coaching, a pesar de que es una práctica que existe desde hace años, aún es desconocida; muchos la han escuchado, pocos la han practicado y ha evolucionado enormemente, considero que estamos comenzando la era del coaching 2.0. El coaching es una valiosa herramienta en la que inviertes tiempo de calidad para ti, para poder elevar tu nivel de conciencia. Es decir, conocer en dónde te encuentras hoy, en el presente, y fortalecer tu sentido de responsabilidad para que puedas lograr lo que tú quieres en el futuro. El objetivo principal del coaching es mejorar el rendimiento, pero la cuestión reside en cuál es la mejor manera de lograrlo. El arte está en ver a las personas por su potencial a futuro no por su rendimiento pasado. El coaching se enfoca en crear un futuro productivo para ti y ayudarte a redefinir las creencias que te limitan por creencias que te empoderan. Ser coach de una persona implica ayudar a llevar a una persona a un lugar más lejano de donde ha estado por arriba de sus normas típicas o resultados y ayudarlos a que continuamente crezcan y sean exitosos. El coaching de alto rendimiento es realmente el sentimiento recurrente de confianza, gozo y compromiso que viene de vivir consistentemente dando la mejor versión de ti.

 El coaching de alto rendimiento.

Orgullosamente soy una de las 200 personas que se encuentra certificado comoCoach de Alto Rendimiento en la academia de Brendon Burchard. Mi decisión para obtener dicha certificación fue el gran trabajo de investigación que sustenta su método; han analizado lo que están haciendo importantes CEOs, vicepresidentes ejecutivos, directivos, atletas de alto rendimiento, artistas, padres de familia, amas de casas, emprendedores, que tienen éxito y destacan sobre el resto, yendo más allá de las normas estándares de una manera consistente.

Harvard documenta que el 48% de las personas que contratan a un coach, lo hacen para desarrollar al máximo su potencial; el 26% lo contrata para tener un espacio para rebotar ideas y aprender,14% para obtener más claridad y valentía en su vida profesional y personal y el 12% restante, para enderezar comportamientos que los descarrilan de su vida personal y profesional.

He tenido la oportunidad de ser coachee durante muchos años; he tenido coaches que describo como maravillosos en mi vida: Lupita Volio, Peter Felsmann, María Luisa Villalobos, Rocío Díaz, Francisco Pérez, Marilena Buses y, además, me he complementado con psicólogos y doctores del desarrollo humano maravillosos como Marcela Medina, Ana Ramos, Dr. Manuel Carmona y Judith Cuevas, por mencionar a los más influyentes en mi vida, todos con perspectivas únicas, diferentes, con un común denominador: ayudar a las personas a sanar, a crecer y a avanzar en sus vidas.

Trabajar con un buen coach ha impactado mi vida personal y profesional para:

  1. Tener a alguien con quien conversar, reflexionar y aprender, así como tener mayor claridad de lo que quiero.
  2. Obtener congruencia en mis pensamientos, acciones y decisiones.
  3. Aprender nuevas rutinas, hábitos y métodos. Cambiar mis creencias limitantes por creencias que me empoderan.
  4. Ser retado para pasar a un siguiente nivel.
  5. Ser escuchado. A veces sólo queremos eso, ser escuchados; contar con un camarada, un amigo, un aliado, que pueda ayudarte a estructurar para pasar a la acción.
  6. Dar seguimiento a mis metas y plantearme retos para poder caminar más rápido. Un buen coach te va a invitar a tomar acción en tu vida.
  7. Tener sesiones donde puedas pensar, crecer, crear y salir de tu área de confort.

A través de mi proceso de coaching de alto rendimiento puedo retar tu pensamiento, aprender, amplificar tus fortalezas, ayudarte a vencer tus obstáculos, detonar tu energía interior, volverte más productivo y crecer en tus niveles de influencia.

 Mi propósito y misión.

Mi propósito es vivir disfrutando el presente, pensar en grande para conseguir mis sueños, crecer y compartir mis experiencias y habilidades de manera que pueda inspirar a otros a ser exitosos a amar y a ser auténticos de manera que puedan brindar su mejor versión en todo lo que hacen.

Hoy combino lo que he aprendido de mis maestros y de mi experiencia. Hoy tengo una visión, un propósito y una misión que son una verdadera motivación. He forjado mi propia perspectiva, creando mis propios métodos, rutinas y hábitos. Aprecio la gran colección de conocimientos que tengo, fruto de la maravillosa vida que me ha tocado y he elegido vivir. Sin duda, los diferentes roles que tengo y he tenido me enriquecen y ayudan a reflexionar constantemente en cómo dar la mejor versión de mí. He sido emprendedor, trabajado en grandes empresas multinacionales, en posiciones de dirección y dirección general en Microsoft durante los últimos 15 años, y también he tenido roles retadores como hijo, padre y esposo y el aprendizaje aun continuo todos los días. Tengo la bendición de estar rodeado de gente maravillosa, amigos que me han guiado y me brindan acompañamiento en las buenas y en las malas.

Hoy me motiva mucho pensar en brindar acompañamiento a otros directores, ejecutivos, jóvenes que comienzan sus carreras profesionales y a emprendedores en países de habla hispana que quieren crecer, que desean progresar en su vida.

“Hoy mi misión profesional es inspirar e instruir para poder ayudar a las personas a alcanzar sus metas y sueños.”

Lo que escucho que tú quieres.

Contesta rápidamente esta pregunta: ¿Qué es lo #1 que las personas en el mundo quieren?

La respuesta, es más.

Tú quieres más éxito en tu trabajo.

Tú quieres más felicidad con lo que hoy tienes en tu vida.

Tú quieres más pasión en tus relaciones.

Tú quieres gozar más y sufrir menos.

Tú quieres más salud.

Tú quieres más tiempo de calidad con tus seres queridos.

Tú quieres más dinero, más energía física y mental, más productividad, más significado por lo que haces.

Tú quieres más valentía para tomar las decisiones importantes en tu vida y saber abrazar tus miedos.

Bien, para lograr más, tú debes activar la mejor versión de ti, dar tu máximo potencial.  Yo puedo ayudarte hoy a lograrlo.

No importa en qué momento estamos en nuestra vida siempre hay un nivel más de amor, de pasión, de compromiso, de confianza, de inspiración, siempre hay más.

Hoy sueño con un mundo con personas más consientes, responsables de sus vidas, con buenas intenciones y que tomen acción con compromiso, confianza y disfrutando lo que hacen en su vida; veo a más personas que están dando la mejor versión de ellos en todo lo que hacen.

Nuestro mundo requiere de una actualización de cada uno de nosotros. Caminos hay muchos, yo estoy planteando una opción que me llena de orgullo, genuina, con buena intención, con la ilusión de que tú puedas dar lo mejor de ti para ti, para tu familia, en tu trabajo, para tu comunidad, por tu país, para el mundo entero. Se requieren hoy #Líderes de la nueva era.

Cuenta conmigo.

Juan Alberto González – Beto

Coach de alto rendimiento.